Como sabéis llevo bastante tiempo ayudando a muchísimas mujeres a alcanzar unos objetivos reales de mejora tanto física como mentalmente, acompañándolas en el cambio y mostrándoles el mejor camino a seguir.

Últimamente me escriben muchas chicas con desequilibrios hormonales (falta de menstruación, desarreglos, menopausia prematura…), por eso me he decidido a escribiros sobre ello, para que no caigáis en los errores más habituales con ese tipo de dietas.

¿ Cómo debe de ser nuestro plan alimenticio para que sea saludable en todos los sentidos?

N

Nuestra dieta diaria y semanal debe de contener una amplia variedad de alimentos ,DIETA MEDITERRÁNEA, con una frecuencia variable, ya que cada uno de ellos aporta a nuestro cuerpo los nutrientes específicos necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

N

Muy importante; se debe de adaptar totalmente a TI, tus necesidades, tu trabajo, horarios, tus gustos, alergias, intolerancias… que se pueda continuar en el tiempo.

N

No se tiene que basar en productos que sólo puedas encontrar en establecimientos especializados tipo: barritas, batidos, cremas de sobre… estas dietas no te van a enseñar y educar a comer, que es la finalidad de una dietista. Cuando la abandones nos vas a saber alimentarte de manera correcta.

N

No tienes que pesarlo todo, ni mucho menos. Verdura, fruta, hortalizas… y muchísimos alimentos… es mucho más sano mentalmente que te prescriban 1 pieza, 1 cucharada, verdura a demanda (la que quieras) ¿ Creéis que va a estropear nuestro plan alimenticio tomar 200 o 400 gr de espinacas? ¿Qué sentido tiene esto?

N

Olvídate de la RESTRICCIÓN o SUPRESIÓN de comidas o de alimentos. Dietas monótonas y basadas en un solo alimento. Dieta de la piña, del pollo, de caldos…

N

Dietas muy bajas en grasa durante un tiempo prolongado. Menos del 20-25% en mujeres. Las hormonas funcionan con grasas saludables. Si tu objetivo no es una competición deportiva o alguna circunstancia o enfermedad que no debas de incluirlas… son necesarias para nuestra SALUD.

N

No seguir una dieta especial (vegana, macrobióticas..) sin prescripción de un nutricionista. Suelen ser poco equilibradas y carentes de ciertos alimentos que se necesitan para realizar tus funciones diarias.

N

Adoptar una aptitud excesivamente EXIGENTE o PERFECCIONISTA. No se tienen que contar calorías, proteínas, macros… hay una obsesión contante con ello. Llevo muchas chicas que lo cuentan todo al milímetro. Inclusive he tenido que dejar de trabajar con algunas de ellas por eso. Para eso estamos los profesionales.

N

Se tiene que poder realizar alguna comida libre si la persona lo desea. Esto es un estilo de vida, si de 35 comidas semanales, te saltas 1 o 2 de la dieta pautada, no pasa ABSOLUTAMENTE NADA. Vas a empezar la semana con más energía y más ganas de continuar. Y si encima realizar ejercicio, te vas a comer el gimnasio, con tus músculos cargados de glucógeno.

N

No se deben de tomar medicamentos para poder adelgazar. Diuréticos ni laxantes.. se pueden añadir plantas, pero siempre naturales.

N

Cuando oigáis: LA MILAGROSA DIETA DE…. ¡ SALIR CORRIENDO! No se debe de pretender perder mucho peso en poco tiempo.

N

Yo no recomiendo ningún plan alimenticio que no vaya acompañado de un entrenamiento o por lo menos realizar ejercicio de manera habitual. Salir andar deprisa, correr, bici, clases dirigidas… lo que te guste!

Toda la carga emocional que conlleva este tipo de dietas, termina produciendo elevados niveles de ansiedad, estrés por querer hacer lo que no puedes, frustración, inclusive estado de ánimo depresivo por no conseguir tus objetivos. Y al final como no, abandono de la dieta y el entrenamiento pautado.

Consecuencias de las “malas dietas”

A nivel físico y de salud pueden producirse:

  • Desequilibrios hormonales como os he dicho más arriba: Falta de menstruación, menopausia prematura… problemas para quedarte EMBARAZADA. Tanto la obesidad como la extrema delgadez pueden tener efectos negativos para la preconcepción, así como los riesgos que conlleva para el desarrollo del feto.
  • Osteoporosis.
  • Aumento acumulativo de peso cada vez que se abandona la dieta.
  • Carencias nutricionales como anemia, fatiga crónica, dolores musculares, calambres…
  • Pueden favorecer el desarrollo de obesidad, problemas de colesterol, diabetes, problemas cardiovasculares…
  • Problema de insomnio y sueño.

A nivel mental:

  • Estrés y emociones negativas.
  • Suponen una esclavitud constante.
  • Gran nivel de autodisciplina y autocontrol.

En resumen, la alimentación, el ejercicio y las emociones suelen ir de la mano y podríamos decir que su relación representa las dos caras de una misma moneda.

Y TODO ESTO ¿ para qué? Para TENER UN MEJOR FÍSICO. ¿De verdad creéis que merece la pena arriesgar nuestra salud? Tenemos que ser consecuentes con nuestros actos y CUIDAR NUESTRO CUERPO, que como siempre os digo, “ ES EL LUGAR DONDE VAMOS A VIVIR” y lo más valioso que tenemos. ¡NUESTRO TESORO!

Cuida tu CUERPO, es el único sitio que tienes para VIVIR

¿Te gustaría cambiar tu estilo de vida, mejorar tu alimentación y sobretodo, sentir que los cambios se producen en tu cuerpo y en tu mente?